La respuesta la tenía cerca. Tanto que no me di ni cuenta. La respuesta estaba en el bolsillo de mi abrigo, dentro de un sobre. El sobre pesaba bastante, y pensé que la información que llevaba la había estado esperando mucho tiempo. Me dediqué a observarlo durante una hora entera, debatiéndome en abrirlo o dejar que lo hiciera otro. Había memorizado cada letra, cada sello, pero lo primero que hice al verlo fue deslizar uno de mis dedos sobre él. Era papel del bueno. Suave al tacto. Venía de arriba, las cosas importantes siempre vienen de arriba. Y siempre lo hacen dentro de sobres caros. Tomé aire y rasgué el papel. Las primeras letras me confirmaron que no había sido buena idea. “Nos ponemos en contacto con usted para informarle de que ha sido el ganador de un crucero por...”. Falsa alarma. Solté una maldición.

4 comentarios:

Espe dijo...

Hola nenas!! soy Espe...no me conoceréis pero yo también tengo un blog...ay, me encanta el diseño de éste...soy peluquera pero os prometo que cuando tenga tiempo os leeré enteritas...jajaja...le he dado de comer a esa ovejita tan mona que hay aquí abajo...por cierto...quiero que me digáiscomo hacer mi blog más bonito!!! un besico y feliz año nuevo!

paurib dijo...

Los sobres camuflan nuestras ilusiones, ¿verdad? Me acuerdo aún cuando escribía cartas. Bueno, más que de escribir me acuerdo de recibirlas. Santa paciencia. Pero era bonito. Tendríamos que volver a escribir en... ¿Cómo se dice?Ah...Papel e ir al estanco a comprar eso que era pequeñito..Cuadradito...¡sellos!

Another Lovely Rainy Day of November... dijo...

Cómo me gusta. Cómo me gustais!

Nos vemos por aquí, feliz año!

Un saludo

Mariel Ramírez Barrios dijo...

de como las prioridades del que espera no estàn siempre en donde creerìa el resto.
Què harìa en el Caribe sin saber si le ha perdonado?

Protegidas!

About

:)