-Porque probablemente lo que voy a decir es lo más egoísta que he dicho en toda mi vida.
- No, no lo digas.
- Sólo lo diré una vez. Necesitas oírlo. Necesito decirlo. Te quiero, Elena, y es porque te quiero que no puedo ser egoísta contigo. No podrás recordarlo. Yo no te merezco.

Y entonces, después de esperarlo durante dos temporadas, la besa tiernamente en la frente. El beso más sincero de todos. Y con el corazón encogido escuchamos...

- Desearía tanto que no tuvieras que olvidar esto. Pero lo harás.

Cae una lágrima de sus ojos color agua marina.Y lentamente, aunque no quieras, los tuyos se empapan, y sin darte cuenta resbala por tus mejillas también.



¿Quién dijo que Damon no quisiera ser un ángel?

3 comentarios:

Pablo dijo...

Veré si está a la altura pero me fío de ti. No sé si me gustará más Stefan o Damon (Recuerda: sólo alguien seguro de su masculinidad diría eso, eh?. De qué color es hoy mi camiseta? Ups).

Pero eso sí, enganchado quedo.

Anónimo dijo...

(L) ois ois ois...
simplemente ois...
que roma(a elevado a mil)ntico
pero im sorry..me quedo con stefan por ahora...los malotes para otro momento...
te quiero
siempre tuya
katherina petrova

Argerie dijo...

Internet me va de un lento que asusta, así que voy a tener que esperar unas horas para ver ese primer capítulo.

O tu lo cuentas muy bien, o la historia tiene miga sensiblera de la que sacia y no empacha?
O las dos cosas?

Protegidas!

About

:)