A veces ocurre que sin querer todo sucede demasiado deprisa. A veces ocurre que no se da cuenta del momento en el que todo un universo cambia sin esperarlo. Será el destino caprichoso. O la diosa Fortuna. Será que tiene miedo a sumergirse en sus ojos y olvidarse de salir a la superficie a respirar. Será... Que ayer su corazón se olvidó de latir y no pudo evitar volverse para mirarle. Pero no, ella no está dispuesta a sufrir otra vez. Durante casi un año ha protegido su corazón tras una alta muralla, con vigías en cada torre y un dragón encerrado en las mazmorras. Para que nadie vuelva a entrar en él, para que no le hagan daño otra vez. Y su plan parecía funcionar hasta que un caballero de brillante armadura apareció en el horizonte.

Evidentemente había olvidado que querías ganar esta batalla...


5 comentarios:

EsSa dijo...

Por suerte, a veces sucede...
Me alegro de tu regreso.

Bonita canción.No la conocía.

Melisa dijo...

La cancion es muy hermosa..Buen Fin de semana..Besos-

Lucas dijo...

Los caballeros de brillante armadura suelen tener dificil eso de derribar murallas para rescatar a la bella doncella que está encerrada en lo más alto de la más alta torre.
Ya te lo dije: el caballero va al galope contra el muro, lanza en ristre, deseando para sus adentros que le habran una pequeña puerta.

Parece que a este el destino caprichoso o la diosa Fortuna le han sonreido. O tal vez es que una vez vio en una fugaz mirada que valia la pena arriesgarse a quedarse hecho una pena contra la muralla. De todas formas, yo de él encargaria catapultas. Nunca se sabe...

Lucas.

Tony dijo...

Si, no hya ni grandes murallas impenetrables ni dragones que no se conviertan en corderos ante el poder del amor.

Un abrazo

maria dijo...

Uuuuh!!Alguien se nos ha enamorado????espero que no dejes de quererme a mi!!!!!!!!!!!!!!!

Protegidas!

About

:)